Manual de Prevención de Riesgos para empresas de nueva creación
AJE
AJEAJE Región de Murcia
 
  Presentación
   
  Introducción
   
  Aspectos legislativos generales
   
  Aspectos legislativos en los lugares de trabajo
   
  Consejos prácticos de adecuación y diseño de instalación
   
  Legislación y bibliografía
   
  AJE Murcia  
  AJE   Indice del capítulo "Aspectos legislativos en los lugares de trabajo"

ASPECTOS LEGISLATIVOS EN LOS LUGARES DE TRABAJO A TENER EN CUENTA A LA HORA DE EMPEZAR UNA NUEVA ACTIVIDAD

MICROCLIMA: VENTILACIÓN, HUMEDAD, TEMPERATURA

No sirve cualquier sistema de ventilación. Las características del sistema que se deba aplicar dependerán del régimen de emisión del calor y de los contaminantes, así como de su dispersión en la atmósfera del local.

La ventilación nunca debe crear corrientes de aire molestas. Así, por ejemplo, si se dispone de mucha ventilación localizada, se necesitará aportar aire suficiente al local para evitar corrientes.

Todos los locales deben estar bien ventilados, aunque el objetivo principal sea diferente:

En los locales industriales, la mayor necesidad suele ser la eliminación o dilución de los contaminantes (gases, humos, vapores...) para evitar una excesiva exposición de los trabajadores y reducir el calor ambiental.

En las oficinas y similares, además de mantener unas adecuadas condiciones térmicas, la ventilación es necesaria para proveer oxígeno y diluir el CO2 y para eliminar olores y otras impurezas. Se considera que una concentración de CO2 superior a 1.000 ppm indica que la ventilación es inadecuada.

Las tomas de aire exterior no deben estar en sitios de contaminación elevada, como por ejemplo cerca de chimeneas, rejas de expulsión de aire viciado, emisiones industriales y de aparcamientos, vías de tráfico intenso, torres de refrigeración…

En cualquier caso, es conveniente someter el aire exterior a filtración u otro tipo de tratamiento que garantice una calidad adecuada del aire interior.

No se debe utilizar el aire extraído de localizaciones internas de la empresa para ventilar; es decir, no se debe hacer recircular el aire que procede de cocinas, servicios, fotocopiadoras o cualquier otra fuente de contaminación u olor.

Es importante adoptar un buen programa de mantenimiento de los sistemas de ventilación y de los aparatos de aire acondicionado. Su defectuoso funcionamiento, además de las molestias propias de una insuficiente renovación del aire, puede provocar la proliferación y difusión de agentes infecciosos, como por ejemplo la bacteria de la legionela.

Los trabajadores no deberán estar expuestos de forma frecuente o continuada a corrientes de aire cuya velocidad exceda los siguientes límites:

  1. Trabajos en ambientes no calurosos: 0,25m/s.
  2. Trabajos sedentarios en ambientes calurosos: 0,5m/s.
  3. Trabajos no sedentarios en ambientes calurosos: 0,75m/s.

Estos límites no se aplicarán a las corrientes de aire expresamente utilizadas para evitar el estrés en exposiciones intensas al calor, ni a las corrientes de aire acondicionado, para las que el límite será de 0,25 m/s en el caso de trabajos sedentarios y 0,35 m/s en los demás casos.

La renovación mínima del aire de los locales de trabajo será de 30 metros cúbicos de aire limpio por hora y trabajador, en el caso de trabajos sedentarios en ambientes no calurosos ni contaminados por humo de tabaco, y de 50 metros cúbicos en los casos restantes, a fin de evitar el ambiente viciado y los olores desagradables.

El sistema de ventilación empleado y, en particular, la distribución de las entradas de aire limpio y salidas de aire viciado deberán asegurar una efectiva renovación del aire del local de trabajo.

El sistema de ventilación debe mantenerse en buen estado y un sistema de control deberá indicar toda avería siempre que sea necesario para la salud de los trabajadores.

Humedad

Es la cantidad de vapor de agua en el aire. A una temperatura dada el aire puede alcanzar un máximo nivel de humedad, es la humedad de saturación (cuando caen gotas de agua).

La cantidad de humedad existente en relación con la humedad de saturación expresada en porcentaje es la humedad relativa.

La humedad relativa recomendable está entre el 40 % y el 50 %. Una humedad relativa alta (entre el 60-70%) con calor ambiental provoca sudoración, pero en este ambiente húmedo el sudor no puede evaporarse y aumenta la sensación de calor. Una humedad relativa menor del 30 % produce:

  • Sequedad de la piel y dermatitis.
  • Escozor de ojos y sinusitis.
  • Aumento de la susceptibilidad a las infecciones.
  • Sensación de falta de aire.

La humedad relativa estará comprendida entre el 30 y el 70%, excepto en los locales donde existan riesgos por electricidad estática, en los que el límite inferior será el 50%.

Frío

El trabajo típico en un ambiente frío es el de las cámaras frigoríficas. También se está expuesto al frío en el trabajo al aire libre. Existen, además, multitud de puestos de trabajo en ambientes fríos, en el interior de locales cuando éstos tienen un elevado cubicaje o cuando se precisa un elevado recambio de aire para evitar contaminaciones.

Según la Guía Técnica relativa al RD486/1997, de Lugares de Trabajo, se recomienda evaluar el riesgo de estrés térmico por frío cuando la temperatura de los lugares de trabajo sea inferior a 10 ºC. La misma guía sugiere el empleo de un método concreto para realizar dicha evaluación.

La legislación establece períodos de descanso en la jornada laboral de los trabajadores empleados en cámaras frigoríficas y de congelación, a fin de permitir la recuperación del organismo expuesto al frío intenso, con arreglo al siguiente esquema:

Temperatura
cámara en ºC

Máxima permanencia

Descansos

Resto de la jornada

De 0º a –5º

8 horas

10min/3 horas

 

De –5º a –18º

6 horas

15min/1 hora

Trabajo fuera de la cámara

Menor de –18º

6 horas

15min/45min

Trabajo fuera de la cámara

Calor

Algunos trabajadores están expuestos a muy altas temperaturas que constituyen una seria amenaza para su salud. Todos los trabajadores que, sin llegar a estos extremos, estén expuestos a temperaturas más elevadas que las adecuadas a las características de su trabajo, pueden tener que soportar desde simples molestias hasta pérdidas en su salud.

Desde un punto de vista preventivo se deberían considerar dos situaciones diferentes:

  • Situaciones con riesgo de estrés por calor, propias de algunos puestos de trabajo (ej.: bocas de hornos), o de lugares de trabajo mal aclimatados en verano.
  • Situaciones de disconfort térmico que comportan un desgaste suplementario.

El control del calor

Medidas técnicas:

  • Sobre los edificios: aislamiento térmico, pintura exterior de color reflectante, mojar techos y paredes, utilizar cristales reflectantes u opacos en los lados sur y oeste, instalar cortinas de aire frío.
  • Sobre el proceso productivo: automatización de procesos, aislar las fuentes de calor, expulsar el calor al exterior.
  • Sobre el microclima: ventilación general suficiente (ventiladores), renovación suficiente del aire (impulsores y extractores de aire), climatización (aire acondicionado).

Medidas organizativas:

  • Establecer períodos de descanso en espacios climatizados.
  • Disponer de agua fresca y abundante.
  • Programar los trabajos de mayor carga térmica en las horas más frescas.
  • Rotación de tareas.

Medidas de protección personal:

  • Prever procesos de aclimatación cuando la situación lo requiera.
  • Equipos de protección individual.
  • Controlmédico periódico.

Trabajos al aire libre:

  • Protección de la cabeza.
  • Suministro de agua fresca y abundante.
  • Construcción de techados donde sea posible.
  • Programación de los trabajos más duros y pesados en las horas más frescas.

El RD 486/1997 establece con carácter general que las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deben suponer un riesgo para la salud de los trabajadores, y que en la medida de lo posible tampoco deben constituir una fuente de incomodidad o molestia. A tal efecto, deberán evitarse las temperaturas y las humedades extremas, los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire molestas, los olores desagradables, la irradiación excesiva y, en particular, la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados.

En cuanto a la temperatura en locales cerrados, se establecen los siguientes intervalos de valores aceptables:

  • Locales donde se realicen trabajos sedentarios (oficina o similares) 17 a 27ºC
  • Locales donde se realicen trabajos ligeros 14 a 25ºC

En los locales que no puedan quedar cerrados o en los lugares de trabajo al aire libre se deben tomar medidas para que los trabajadores puedan protegerse de las inclemencias del tiempo.

Se sugieren, entre las medidas a tomar:

  • La habilitación de zonas cubiertas o de sombras.
  • El uso de prendas de protección que protejan todo el cuerpo, incluida la cabeza, de la radiación solar excesiva.
  • Gafas.
  • Cremas protectoras, etc.
  • Información sobre el riesgo de desarrollar cánceres de piel tras la exposición a una excesiva radiación ultravioleta.

 

 
AJE
AJE Región de Murcia
AJE Región de Murcia
C/ Acísclo Díaz, Nº 5 C, 3 ª planta. 30005 Murcia
Tel: 968 28 25 52 - Fax: 968 28 72 74 - E-mail: aje@ajemurcia.com